Cosas importantes que debes saber antes de alquilar un barco

Las vacaciones en barco son cada vez más populares. No es de extrañar, ya que alquilar un barco ofrece flexibilidad sin precedentes y una total libertad en la planificación de tus vacaciones. Alquilar un barco se ha vuelto una tarea muy simple; encuentra una de las tantas agencias de alquiler de yates en la web y encontrarás la oferta adecuada a tus necesidades. Sin embargo, si nunca has alquilado un barco, hay algunas cosas que debes de tener en cuenta.

Aunque varias agencias de alquiler de yates y empresas ofrecen varias opciones, la idea principal es siempre la misma; tú y sus amigos o familiares alquiláis un barco por un período de tiempo programado y sólo tú eres el que determina el curso de su velero y decide cuánto tiempo se permanecerá en un área determinada. Pero, estas agencias no te alquilarán un barco a menos que vaya contigo un capitán; alguien que tenga experiencia previa en la navegación y conozca los aspectos básicos de ésta. El capitán debe tener una licencia de yate o un certificado pero incluso si nadie entre tus amigos o familiares tiene las habilidades necesarias, no debes preocuparte; las agencias tienen sus propios capitanes los cuales siempre estarán dispuestos a ayudarte.

Eleva las velas, amarra y ancla el barco y asegúrate de que todo lo relacionado con el funcionamiento del barco vaya según lo previsto. Muchas personas que aun teniendo experiencia navegando deciden contratar a un capitán: saben el área local, sus aguas y las condiciones climáticas. Como profesionales, harán sugerencias sobre el rumbo, informándote sobre las atracciones turísticas y las bellezas naturales que puedes encontrar. Después de todo, estás alquilando un yate para descansar y relajarte; el capitán cubrirá la mayor parte del trabajo (aunque todos los pasajeros le estarán ayudando) dejándote más tiempo para disfrutar con sus amigos y / o familia.

Puedes alquilar muchos tipos de barcos. Por lo general, las agencias de alquiler de yates te recomendarán el barco más adecuado para tus necesidades. Lo más probable es que sea la llamada lancha tripulada, que puede albergar de diez a doce personas. Estos barcos tienen cuatro cabinas (cada una de las cabinas tiene una ducha), un comedor (con un horno, un microondas y otros utensilios de cocina), un puente de mosca y un salón. Dependiendo de tu presupuesto financiero, puedes incluso alquilar un barco con un gimnasio, Internet de alta velocidad, un spa, así como otra serie de comodidades.

La alternativa habitual para la lancha es el velero; no son tan rápidos, pero son mejores para aquellos que desean cruzar y explorar el mar, las islas y la costa. Por ejemplo, muchos de los que alquilan un barco en Croacia eligen el velero, ya que el mar Adriático tiene cientos de islotes e islas con docenas de puertos deportivos donde estos barcos pueden anclar. Puedes alquilar un monocasco (un velero tradicional, que tiene un solo casco) o un catamarán. Los catamaranes son algo más cómodos y adecuados para los marineros no experimentados; son fáciles de navegar (especialmente importante en aguas poco profundas), tienen un montón de espacio en la cubierta y es realmente fácil entrar y salir del agua si lo que deseas es tomar un baño.

Otras especificidades de alquiler se llevarán a cabo en las oficinas de tu agencia; aunque las agencias de alquiler suelen ser confiables, siempre es bueno comprobar la opinión de sus clientes anteriores en Internet. No te avergüences de hacer preguntas - el 90% de los clientes no tienen conocimientos previos de navegación y el trabajo de las agencias de alquiler es darle toda la información necesaria sobre el barco.